BLW son las siglas de Baby Led Weaning, un método para introducir la alimentación complementaria de los bebés de manera respetuosa con su desarrollo y crecimiento.

El BLW defiende que sea el propio bebé el responsable de su alimentación a través de la experimentación, de dejarle tocar, comer, probar y descubrir los alimentos él solito pero esto, que está muy bien, a veces es algo confuso o difícil de llevar a la práctica si no nos dicen más, verdad? ¿Cómo se hace?

Aquí os dejo algunas indicaciones, tomando como fuente las indicaciones de expertos y mi experiencia como mamá.

1. El bebé debe haber eliminado el reflejo de extrusión, reflejo con el que nacemos para evitar ahogarnos con cualquier cosa que entre en la boquita que no sea la leche.


2. El bebé debe sostener la espalda él solito. esto es importante porque el poder sentarse erguida mente él solito es indicativo de una correcta posición del estómago para la recepción de alimentos.


3. El bebé debe poder coger las cosas con sus manitas él solito.


4. El bebé debe mostrar cierto interés por la comida. Podemos favorecerlo sentándole a comer en la mesa cuando lo hacemos nosotros y ofreciéndole alimentos adecuados.

5. Debemos ofrecer al bebé alimentos cocinados y cortados de manera óptima a su desarrollo. Empezaremos por plátano, fruta madura (la pera) cortada en tiras, berenjena, patata, calabacín… bien cocido y cortado de manera que el bebé pueda agarrarlo e ir probando.

A medida que vaya creciendo, iremos viendo cómo cada vez es más hábil con las manos y que le cuesta comer cada vez menos.

6. Ofrecerle agua para facilitar su digestión, pues con el cambio de alimentación pueden aparecer episodios de estreñimiento.


7. SUPER IMPORTANTE!!  Si se atraganta mantener la calma y sin asustarnos ayudarle a expulsar. La mayoría de las veces lo que ocurre es que no pueden tragar el trozo que pretenden y con arcadas lo expulsan (es algo bueno y natural), pero debemos estar atentos para saber si de verdad tenemos que intervenir.

A veces basta con un barrido introduciendo el dedo en su boquita y garganta, si no es suficiente, tendremos que practicar la maniobra que os dejo en este enlace pero NUNCA DAR GOLPES EN SU ESPALDITA!! podría empeorar!!

Mi experiencia con el BLW ha sido muy buena, aunque es cierto que tiene un inconveniente o al menos para mí lo era y es que no terminaba de controlar lo que comía y con un bebé de bajo peso eso es bastante abrumador para una mamá, así que antes siempre me aseguraba de haberle dado el pecho o algo de puré.

También hemos pasado por épocas que le encantaba algún alimento y luego lo aborrecía, luego volvía…. lo importante es respetar esa evolución y relación del bebé con la comida, no agobiarnos en la mesa, dejarles “jugar” y tener en cuenta que, sobre todo en los primeros meses, los bebés pasan por muchos cambios que pueden afectar a su apetito, como cuando salen los dientes o les cambia el sueño. 

En la tienda tenemos algunos productos que favorecen este proceso, como las cucharitas NUMNUM, la KIZINGO, los platos de EZPZ o los vasitos antiderrame, todos especialmente pensados y diseñados para favorecer su crecimiento. 

Un método que como mamá sin duda recomiendo, con 14 meses come absolutamente de todo, todo lo prueba sin rechazos y come en la mesa con nosotros regalándonos momentos 10! 

Espero que os haya servido este post sobre el BLW, os sonaba? lo practicáis? Contadme!